Lo que necesitas saber

¿Quiénes somos?
pastores

Jeremías 18:6

…He aquí que como el barro en la mano del alfarero, así sois vosotros en mi mano…”

En este pasaje de la Biblia, Dios da una palabra especial que abrazaremos para nuestra iglesia en nuestro tiempo, y por ella entendemos que: Dios es el Alfarero, nuestro creador; porque de Él, y por Él, y para Él son todas las cosas. (Romanos 11:36)

Dios es el Alfarero, en Él encontramos restauración. Nosotros somos el barro si estamos dispuestos en las manos de Dios para ser moldeados a Su forma, para ser instrumentos usados para toda buena obra.

Dios quiere que yo sea un miembro activo de su familia. La Biblia es clara cuando nos dice que seguir a Cristo no es sólo creer, incluye también pertenecer. La vida cristiana no es un acto de un solo actor solitario en la vida. Dios nos ha dado la iglesia para que sea nuestra familia espiritual para nuestro beneficio y bendición. (Efesios 2:19)

Dios quiere modelar nuestro carácter, que cada creyente sea como Cristo. En 1° Timoteo 4:12, Pablo nos indica áreas específicas donde debemos modelar nuestro carácter. Dar un ejemplo a los creyentes en la conversación, en la conducta, en el amor, en la fe, en la pureza. La madurez no se mide por el conocimiento, pero sí por cómo decidimos vivir nuestra vida.

Casa del Alfarero
Nuestra Misión

Declaración de propósito
Guiar a las personas a Jesús y hacerlos miembros de su familia, desarrollarlos para que alcancen la madurez pareciéndose a Cristo, y equiparlos para su ministerio en la iglesia y para la misión de su vida en el mundo, de tal manera que se magnifique el nombre de Dios.

Nuestra Visión

Primero que todo, queremos ayudarlo a usted a llegar a ser y a hacer todo lo que Dios quiere. Desarrollar su vida en Cristo, para su bendición, la de su familia y de su entorno. Queremos ser un agente de cambio y bendición para nuestra ciudad. Una iglesia sana y creciendo bajo la perfecta voluntad de nuestro Dios.

Un lugar de refresco. Un refugio. Un puente a una vida abundante en Cristo.
Ser dentro de muy poco conocidos en nuestra comunidad, porque en nuestra casa hay algo especial. Algo nuevo está pasando, algo bueno está pasando en Casa del Alfarero, La iglesia del nuevo tiempo.

“Y a Aquel que es poderosos para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros, a Él sea la gloria en la iglesia en Cristo Jesús por todas las edades, por los siglos de los siglos, amén”
Efesios 3:20-21

Nuestro Propósito

Propósito: Desarrollar vidas eficaces para la gloria de Dios. (Efesios 4:11-16)

Dios desea que cada creyente tenga un ministerio (trabajo, ocupación) Una de las responsabilidades de todo creyente. Dios espera que usemos nuestros dones, talentos y oportunidades para beneficiar a otros.
1° Pedro 4:10 dice: “Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios”

Debemos entender que si entregamos nuestra vida a Cristo, nos comprometemos para ministrar en su nombre para el resto de nuestra vida, convirtiéndonos en comunicadores de las buenas nuevas para todo el que nos rodea.